Nuestros Éxitos


Hay quien dice que en España no hay Justicia, que no se hace Justicia. Nosotros tenemos la gran suerte de poder decir que hemos conseguido Justicia y en un asunto en los que hacer Justicia significa mucho más que una palabra mediática y televisiva.

 

Se nos ha notificado una Sentencia estimatoria condenando al SAS y a su Aseguradora a indemnizar con una cifra millonaria (que no está aún concretada por temas de intereses y posibles recursos que la modifiquen) a una menor y a sus padres por una mala praxis en el curso de un parto en un hospital sevillano en el año 2008. 

 

En este asunto, nuestros abogados han tenido que luchar dos puntos fundamentales: prescripción del plazo y fondo del asunto.

 

Prescripción del plazo puesto que el artículo 142.5 de la Ley 30/1992 fija un plazo de un año para instar la reclamación ante la Administración Pública en caso de supuestos daños provocados por su normal o anormal funcionamiento. En el caso en que nos encontramos, y en principio, este plazo no se respetó y este Despacho asumió la Defensa de la menor y sus padres pasado un año desde el nacimiento o parto. Después de años de lucha, la Magistrada ha entendido probado que efectivamente hablamos de lesiones o secuelas que no estuvieron informadas por escrito desde el nacimiento. Y que en distintas fechas, en distintos informes médicos y por diversos especialistas las secuelas o las lesiones informadas no eran las mismas. No se tenía un diagnóstico claro, un completo conocimiento de las consecuencias dañosas, que permita el cómputo de un año de plazo desde el nacimiento como ha pretendido defender el SAS y su aseguradora. Por lo que, la Magistrada entiende probadas nuestras alegaciones en cuanto a esta cuestión previa, digamos, y no acoge la alegación de prescripción de contrario solicitada.

 

En cuanto al fondo del asunto, si hubo o no mala praxis, la Magistrada entiende que ya que el SAS NO PRESENTA LA PRUEBA FUNDAMENTAL que determinaría si existieron o no anomalías en el funcionamiento del personal sanitario, no puede probar que actuó correctamente. Si no se prueba que la actuación de la Administración NO es la causa del daño (relación causa-efecto), no se está enervando la responsabilidad de la misma. La carga de la prueba, la carga de acreditar que se ha actuado conforme a la Lex Artis y por lo tanto, que no se es responsable de los daños acaecidos a la menor en su parto, corresponde al SAS, y en este caso, no se ha logrado. Esta parte siempre ha defendido que la falta o inexistencia de parte del historial médico, junto con las características propias de la enfermedad que ahora mismo padece la menor, son motivos suficientes para la imposición de la responsabilidad a la Administración. 

 

Si tenemos unas secuelas, que hacen indicar una pérdida de bienestar fetal prolongada durante el transcurso de las horas de parto, porque es la consecuencia lógica y habitual (y la causa) en este tipo de lesiones, y a la vez, no tenemos la prueba fundamental que indique lo contrario o pueda determinar una causa de fuerza mayor, es que estamos ante una mala praxis y, por ende, ante un caso de responsabilidad patrimonial de la Administración. 

 

Y así, y bajo estas premisas, la Magistrada ha entendido que debe condenar al SAS y a su Aseguradora solidariamente a indemnizar a la menor y a sus padres por las secuelas y lesiones de la niña. 

 

Cabe, por supuesto, la posibilidad del recurso por parte tanto del SAS como de la Aseguradora tanto en cuanto al cómputo del plazo y fondo del asunto, como en cuanto a la cuantía. Por ello, esta sentencia no es firme aún. Por asuntos similares y experiencias pasadas, es habitual la modificación de cuantías por ejemplo en segunda instancia. 

 

De momento, esta victoria implica que la familia haya evitado el pago de costas “incosteables” y haya conseguido salvar el primer gran obstáculo de cara a conseguir una gran mejora en la calidad de vida de la menor y su familia. De lo contrario, lo habitual es la renuncia de los padres a continuar con la lucha por los altos costes en costas, tasas etc…